misa papal colombia

Reconciliación, el repetido mensaje de Francisco en Colombia

En las distintas instancias de su segundo día de gira, el Papa pidió evitar la venganza. En Bogotá, ante cientos de miles de fieles, advirtió sobre “tinieblas” que amenazan al país.

En su segundo día en Colombia, el papa Francisco dejó clara la finalidad de su visita: ayudar a la reconciliación de un pueblo marcado por más de medio siglo de conflicto. Hacia ese objetivo apuntaron todas las palabras que pronunció en los distintos momentos de su jornada, que finalizó con una misa multitudinaria por la paz y la justicia.

Francisco llegó el miércoles a Bogotá y ayer por la tarde celebró en el parque Simón Bolívar la primera de las cuatro misas que tiene previsto oficiar en el país sudamericano. Funcionarios de la Alcaldía de la capital calcularon 1,3 millones de asistentes. Algunos organizadores hablaron de 600 mil personas.

En la homilía, Jorge Mario Bergoglio advirtió sobre las “densas tinieblas” que amenazan al país y nombró la corrupción, la desigualdad social y la sed de venganza.

Francisco habló sobre “las tinieblas de la sed de venganza y del odio que manchan con sangre humana las manos de quienes se toman la justicia por su cuenta”.Ante esto, el Papa valoró “a aquellos que han tomado iniciativas de paz, de vida”, en un claro mensaje de apoyo al acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Con honores

Más temprano, Francisco tuvo el momento más “político” de su gira de cinco días: se encontró con el presidente Juan Manuel Santos en la Casa de Nariño, donde fue recibido con honores como jefe de Estado del Vaticano.

“Quise venir hasta aquí para decirles que no están solos, que somos muchos los que queremos acompañarlos en este paso. Este viaje quiere ser un aliciente para ustedes, un aporte que en algo allane el camino hacia la reconciliación y la paz”, señaló ante el mandatario y unos 700 invitados en la Plaza de Armas del palacio.

El lema de esta visita es “Demos el primer paso”, lo que subraya la necesidad de reconciliación de un país polarizado tras la firma del acuerdo de paz con las Farc, ahora convertidas en partido político.

Santos también puso de manifiesto ese deseo en el discurso que pronunció ante el pontífice argentino, en el que agradeció a Francisco por estimular al país para que dé “el primer paso”. “De nada vale silenciar los fusiles si seguimos armados en nuestros corazones. De nada vale acabar una guerra si aún nos vemos los unos a los otros como enemigos”, expresó el mandatario y Premio Nobel de la Paz.

Y es que la paz con las Farc, lejos de unir a los colombianos, ha acentuado las divisiones entre los partidarios del acuerdo y los opositores, quienes consideran que es demasiado benévolo con la antigua guerrilla y pasa por encima de la Justicia.

Por eso, Francisco pidió a los colombianos “huir de toda tentación de venganza y búsqueda de intereses particulares y a corto plazo”.

El Papa no mencionó expresamente el acuerdo de paz con las Farc pero reconoció “los esfuerzos que se hacen y que se han hecho en las últimas décadas para poner fin a la violencia armada y encontrar caminos de reconciliación”.

Ambiente festivo

Este mensaje fue transmitido también ante unos 22 mil jóvenes colombianos y de otros países latinoamericanos que lo esperaron durante horas en la Plaza de Bolívar y lo aclamaron en un ambiente de fiesta cuando llegó a bordo del papamóvil.

A ellos les pidió que supieran enseñar a los mayores a perdonar y a dejar atrás “el lastre del odio”. A su vez, les recomendó mantener “viva la alegría” y “soñar a lo grande”. Fue ovacionado y aplaudido muchas veces.

Francisco también insistió en la reconciliación en un duro discurso ante los obispos colombianos, en un encuentro que mantuvo con ellos en el Palacio Cardenalicio. Allí les recordó “que no son técnicos ni políticos, sino pastores”. “Colombia tiene necesidad de su mirada propia de obispos, para sostenerla en el coraje del primer paso hacia la paz definitiva, la reconciliación y hacia la abdicación de la violencia como método”, subrayó.

El Pontífice se trasladará hoy a Villavicencio, la segunda etapa de su gira que incluye también a Medellín y Cartagena.