Reino Unido cita a embajadora Alicia Castro por críticas sobre Malvinas

El gobierno británico quiere explicaciones por dichos del gobierno argentino respecto a la decisión de Londres de incrementar la presencia militar y la exploración de hidrocarburos en el archipiélago.

La Cancillería británica convocó a Alicia Castro por un discurso de Cristina contra petroleras del Reino Unido. La argentina hizo lo propio con John Freeman por el presunto espionaje.

Un nuevo y fuerte cruce por la exploración de hidrocarburos alrededor de las Malvinas y la militarización de la zona está llevando a la relación diplomática entre Argentina y Gran Bretaña a una máxima tensión. Según adelantó en exclusiva esta mañana la cadena local Sky News, el canciller inglés convocó a la embajadora argentina en Londres para manifestarle su disgusto por recientes dichos de Cristina Kirchner, por una denuncia contra empresas que buscan petróleo alrededor de las islas. Y luego, a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, se supo que el Gobierno argentino había hecho lo propio con el embajador británico por el presunto espionaje.

La cita de Philip Hammond a Alicia Castro se habría concretado ayer mismo. A la funcionaria argentina la recibió un subsecretario de la Cancillería británica y le transmitió que el Gobierno de David Cameron considera “inaceptables” las palabras de la Presidenta en el acto en el que recordó los 33 años del comienzo de la guerra en Malvinas.

“Seguir defendiendo nuestros derechos como lo hace nuestra Cancillería que acaba de denunciar a las compañías petroleras que ilegalmente están explorando la plataforma argentina y que ellos dicen que es de Malvinas. Hoy casi provocadoramente dicen que han descubierto petróleo. En una actitud más de provocación, pero nosotros no nos vamos a dejar arrastrar por ninguna provocación porque tenemos chapa, tenemos historia, tenemos política de convivencia y de diálogo, porque vamos a seguir reclamando en todos los foros internacionales”, dijo Cristina el pasado 2 de abril desde Ushuaia.

Ese día tres, compañías británicas anunciaron el descubrimiento de yacimientos en una zona ubicada 220 kilómetros de Malvinas. Fueron las firmas Premier Oil, Falkland Oil & Gas y Rockhopper, que dijeron haber encontrado reservas de petróleo y gas, en el primer hallazgo en el marco de una campaña de nueve meses.

La escalada sumó otro capítulo argentino esta mañana, cuando cerca de las 10:30 el ministerio de Relaciones Exteriores argentino informó que “el Vicecanciller, Eduardo Zuain, convocó al Embajador del Reino Unido, John Freeman, para exigirle explicaciones ante el silencio del Gobierno británico frente a revelaciones de Edward Snowden, a través del medio ‘The Intercept’, sobre acciones de espionaje electrónico masivo dirigidas contra la Argentina. Según este medio, las acciones fueron llevadas adelante ante la creciente presión internacional para resolver la disputa de soberanía sobre las Malvinas”.

El caso del espionaje fue revelado por el canal de noticas TN días atrás y replicado por Clarín. Desde entonces, ante las consultas de este diario, en el Gobierno nacional insistían en que estaban analizando el tema antes de responder. Hoy se conoció la posición argentina, luego de que trascendiera antes la queja británica por los dichos de Cristina. Desde la Cancillería se hizo referencia justamente a esta citación: “El Vicecanciller rechazó los argumentos esgrimidos por el Subsecretario Fraser de la Cancillería británica ante nuestra embajadora, Alicia Castro, respecto de las declaraciones oficiales referidas a la creciente militarización de las Malvinas y la exploración ilegal de hidrocarburos”.

El comunicado de Cancillería agrega que “Zuain hizo presente al representante británico que acciones de ese tipo violan el derecho a la privacidad conforme establecido en las resoluciones 68/167 y 69/166 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Ambas resoluciones ponen de relieve que ‘la vigilancia y la interceptación ilícitas o arbitrarias de las comunicaciones, así como la recopilación ilícita o arbitraria de datos personales, al constituir actos de intrusión grave, violan los derechos a la privacidad y a la libertad de expresión y pueden ser contrarios a los preceptos de una sociedad democrática’”.

Además, se informó que “el Secretario Zuain comunicó al Embajador Freeman que la Cancillería y el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, con el patrocinio de la Procuración del Tesoro de la Nación, presentarán hoy una denuncia penal contra las empresas que llevan adelante actividades de exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina en violación de la ley 26.915 y las resoluciones de las Naciones Unidas sobre la Cuestión de las Islas Malvinas, en particular la 31/49 que insta a ambas partes en la disputa de soberanía a no introducir modificaciones unilaterales en la situación mientras se encuentre pendiente la solución de la controversia”.

Y, por último, el vicecanciller expresó, también, “el malestar del Gobierno argentino por las declaraciones efectuadas el 24 de marzo de 2015 por el Secretario de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon, ante el Parlamento Británico, cuando anunciara el incremento del gasto militar en las Islas Malvinas y la introducción de nuevo equipamiento bélico, alegando una supuesta e inverosímil ‘amenaza’ argentina. Le recordó, además, las expresiones de la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner en el acto del pasado 2 de abril”.

La tensión por la soberanía por las Malvinas viene creciendo desde ambos países, los dos inmersos en sendas campañas pre-electorales. Ayer, la Cámara de Diputados argentina manifestó “su más enérgico repudio” ante la decisión del gobierno del Reino Unidos de aumentar el presupuesto de defensa en las Islas con el argumento de la existencia de una potencial “amenaza argentina”.

Deja un comentario