Río 2016: Brasil despidió los Juegos Olímpicos y el mundo ya mira a Tokio

Carnaval, luces, fuegos artificiales y color; la ceremonia de clausura llevó el sello brasileño de punta a punta, antes de ceder su espacio a la bienvenida a la capital de Japón.

Tras la puesta en escena carioca, empezó la cuenta regresiva para una cita que promete un intenso maridaje de deporte y tecnología.

Un conteo homenaje a Santos Dumont, pionero de la navegación aérea, fue el puntapié inicial para la ceremonia, que después se entregó al show y a las emociones. No faltaron la belleza y la diversidad de la flora y la fauna brasileña, un segmento dedicado a grandes artistas de la música local, el himno cantado por 27 niños que representaron a los 26 estados del país y a la capital, y el desfile de las delegaciones. Instante en el que la judoca Paula Pareto, la primera medallista argentina en Río, ingresó con la bandera nacional. Después, con juegos de luces y la música de DJ Dolores, entraron los deportistas de todas las delegaciones. Una fiesta para el público y el puñado de atletas que se quedaron hasta la última jornda.

Era difícil esperar un show musical como el de Londres, con un line-up con The Who, Queen, George Michael, Madness, Pet Shop Boys, Annie Lennox, las Spice Girls y Muse, pero Río de Janeiro no falló. Tuvo un final de fiesta a puro ritmo. La samba compensa cualquier ausencia de peso.

En lo estrictamente protocolar, hubo tiempo para el lanzamiento del canal olímpico, una señal que tendrá por objetivo promover el movimiento olímpico, con programación original y eventos en vivo. Como es costumbre, también se realizó la última entrega de medallas del maratón masculino, se presentaron a los nuevos miembros elegidos por el COI para la Comisión de atletas y hubo reconocimiento a los voluntarios. Tampoco faltaron los discursos de Carlos Arthur Nuzman, presidente del comité organizador, y Thomas Bach, presidente del COI, que dieron por cerrados los Juegos.

Ya con la Cidade Maravilhosa como parte del pasado, llegó el momento de la bandera de Japón y la presentación de Tokio 2020. Se pasó del “obrigado” al “arigato”. Un agradecimiento que siguió con la presentación del logo oficial, con 45 piezas interconectadas que representan diversidad y armonía. Después, apareció una imagen urbana de Tokio e ingresó el ex nadador Kosuke Kitajima, medallista en Atenas 2004 y Pekín 2008.

Tokio será la próxima estación del movimiento olímpico. Los próximos Juegos se realizarán en la capital de Japón, entre el 24 de julio y el 9 de agosto de 2020, y tendrán como escenario principal el estadio Olímpico, construido para los Juegos de 1964. Y la próxima ciudad sede tuvo su momento de presentación en la ceremonia de clausura. En el Maracaná, Japón desplegó sus mejores armas, con animaciones, juegos de luces, realidad virtual y la aparición de personajes como Super Mario, Hello Kitty, Pac-Man, y los Super Campeones. Un mix que puso de pie al público brasileño.

Los próximos Juegos presentarán 34 escenarios deportivos. La mayoría estarán concentrados en la Bahía de Tokio. En ese lugar estarán algunos de los deportes acuáticos, el ciclismo, la natación, el tenis, el hockey y las pruebas ecuestres. El judo volverá a tener lugar en el Nippon Budokan. Es el templo de las artes marciales construído para los Juegos de 1964, pero hecho célebre por las presentaciones de grandes artistas. Los Beatles llegaron a tocar en el Budokan. Y en varios escenarios del Mundial 2002, se jugarán los partidos de fútbol. Tras dos semanas con la emoción a flor de piel en Río de Janeiro, el mundo ya mira a Tokio.

Deja un comentario