River le ganó a Boca 1 – 0

El equipo de Marcelo Gallardo se impuso con un tanto de Mora, desde los doce pasos, a los 35 del segundo tiempo.

El clásico, cordial y distendido, volaba con el cero. Hasta que un penal, otra vez, cambió todo. La falta de Palacios a Pity Martínez derivó en el festejo alocado de Rodrigo Mora, a diez minutos del final. Y el súper, una vez más, fue de River. Boca resultó la imagen estival de un equipo perdedor, de bajo fondo.

En el verano mendocino reapareció el fútbol en un superclásico. No en una dimensión exagerada, pero al menos en términos de intenciones, de jugar por encima de la batalla de capítulos anteriores. Sin dudas, hicieron falta muchas palabras de crítica, unos cuantos gestos de arrepentimiento y un puñado de promesas de cordura para apagar tanto fuego mal entendido y peor empleado. Pero valió la pena.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*