elvis

Seis cosas que quizá no sabías sobre Elvis Presley

Hoy se cumplen 40 años de la muerte de Elvis, el Rey del Rock and Roll y su leyenda sigue agigantándose.

Su pelo. A pesar de que hizo bandera con su cabellera oscuro, el verdadero color de pelo de Elvis era castaño. Primero comenzó a oscurecerlo por su cuenta con pomada para zapatos, hasta que dio con su tintura predilecta: el modelo “terciopelo negro” de la marca Miss Clairol. Para obtener un tono capilar brilloso sumaba una mezcla de vaselina y aceite de rosas.

Deseo de niño. Aunque dedicó dos décadas de su vida a grabar y tocar en vivo, la música tardó en ser una ambición para el Rey. A los 11 años recibió como regalo su primera guitarra acústica, y el joven Elvis no pudo disimular su frustración: estaba esperando recibir una bicicleta.

Comida chatarra. La alimentación sana no era lo suyo. Su plato favorito era un sandwich de manteca de maní, banana, tocino y miel, que podía solicitar a cualquier hora al personal de Graceland, su mansión en Memphis. Además odiaba el pescado y le prohibía comerlo a su mujer Lisa Marie porque no podía soportar el olor.

De Tupelo a Memphis. Aunque es una figura claramente asociada a Memphis, Presley no fue nacido y criado allí. Elvis nació en Tupelo, en el estado de Misisipi, y vivió allí hasta sus 13 años, cuando se mudó a la ciudad del estado de Tennessee que él mismo inmortalizó en sus propios discos (“From Elvis in Memphis” y “From Memphis to Vegas / From Vegas to Memphis”), a 170 kilómetros.

Hombre de fe. A pesar de que sus padres pertenecían al movimiento pentecostal, en sus últimos años Elvis llevaba tres cadenas alrededor de su cuello con una cruz, una estrella de David y la letra de chai del alfabeto hebreo. Su explicación al respecto era simple: “Cuando muera no quiero quedarme fuera del Cielo por un tecnicismo”.