Sigue la campaña violenta: hirieron a dos jóvenes

El hecho ocurrió ayer por la tarde en inmediaciones del parque San Martín.

Ayer por la tarde, y pocos días después del brutal ataque que sufriera el exconcejal Carlos Marín por parte de pegatineros de la campaña del gobernador Urtubey, otro incidente de violencia política sacudió las inmediaciones del parque San Martín. Cerca de 30 jóvenes, los llamados ‘Jucaritos’, pertenecientes a la organización que apoya la candidatura del frente Romero + Olmedo, se encontraban repartiendo folletos en las inmediaciones del lago, cuando dos de ellos fueron atacados, sin razón alguna, por “punteros políticos que responden al oficialismo”, según expresaron testigos que estaban en el lugar.

La denuncia fue hecha por Aroldo Tonini, quién se encontraba en el momento de los hechos y que presenció como Carlos Godoy, presidente de una de las cooperativas de vendedores del parque San Martín, atacaba arteramente junto a otro sujeto -cuya identidad todavía no se conoce- a Normando Casimiro y Aroldo Porcel, dos jóvenes voluntarios del frente Romero Olmedo que distribuían folletos con las propuestas de los candidatos.

El ataque dejó a ambos jóvenes seriamente lesionados, por lo que tuvieron que ser trasladados al hospital San Bernardo. Casimiro presentaba heridas de consideración en la cabeza por lo que tuvo que ser internado en observación.

En tanto que Porcel quedó con el rostro desfigurado.

En declaraciones a El Tribuno Tonini afirmó que “durante toda la tarde Godoy mostró una actitud violenta e insolente, con todo tipo de improperios e insultos hacia los jóvenes que realizaban democráticamente su tarea, por lo que no sorprende que la tarde haya tenido ese trágico resultado” a lo que agregó que “la denuncia está radicada en la comisaría correspondiente, por lo que espera que detengan a este funesto personaje. Un verdadero patotero a las órdenes del oficialismo” aseguró Tonini.

Trasladan a Marín

Luego del brutal ataque que sufriera la semana pasada por parte de pegatineros oficialistas, desde el entorno familiar del exconcejal Carlos Marín revelaron que durante su internación en el San Bernardo “personas desconocidas quisieron verlo alegando ser familiares”.

Por tal motivo la familia decidió trasladarlo “por seguridad” a una clínica privada. El dirigente será trasladado en una ambulancia de alta complejidad, teniendo en cuenta la gravedad de las heridas que sufrió. Pese a las denuncias aún no hay detenidos.

Campaña Violenta

Deja un comentario