Sin acuerdo, finalizó otra reunión entre Provincia y gremios docentes

Una nueva reunión entre Provincia y gremios docentes terminó sin acuerdo en un encuentro entre funcionarios del gobierno bonaerense y representantes sindicalistas que no lograron avances en un nuevo encuentro.


“La recomposición salarial no puede ser menor al 35%”, insistió Carlos Díaz, de ATE, mientras el Ejecutivo provincial ofrece sólo empatar la inflación de este año.

María Laura Torre, de Suteba, recalcó la importancia de la intervención de Nación: “Es fundamental que se llame a la paritaria nacional docente”.

• Privados, paro nacional y Marcha Federal

El secretario general del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Mario Almirón, ratificó el paro general de martes y el miércoles, que también realizarán los gremios nacionales, y su adhesión a la Marcha Federal Docente del día 22 en reclamo de “paritarias”.

Almirón, quien es referente de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), explicó que “el gobierno y algunos medios de comunicación procuran confundir sobre la convocatoria a las protestas y sus motivos”, y aclaró que las huelgas contemplarán a la totalidad de las modalidades del sistema educativo, desde el nivel inicial hasta el superior universitario, y se realizarán como protesta ante “la ausencia de llamado a la paritaria nacional y su anunciada desactivación por el Ministerio de Educación”.

El dirigente gremial explicó que los docentes privados y los gremios estatales del sector expresan “un conflicto que generó el gobierno al decidir negar la negociación en el territorio”.

“Ello es contrario a la Constitución Nacional (artículo 14 bis); a las normas de financiamiento educativo 26.075 (10) y su decreto reglamentario 457/07 y a la Ley de Educación Nacional 26.206. No se trata solo de salario sino de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo (CyMAT) y del compromiso de firmar un convenio colectivo, un derecho colectivo que el Estado dilata”, puntualizó.

También expresó que negar ese derecho supone “una actitud de discriminación intolerable” y que además de impedir el reajuste del salario mínimo “la decisión oficial genera desigualdad, lo que afecta a todo el sistema educativo a partir de que el haber garantizado dependerá ahora de cada provincia”, sostuvo Almirón.

El dirigente aseveró que “la protesta es la única alternativa válida, luego de que el gobierno cerró la negociación”.

“Todo conflicto laboral tiene una causa y efectos. Hay dos maneras de encararlo: paliándolo con descuentos de los días no trabajados por paros, ‘voluntarios’, contratados al margen de la ley para reemplazar a titulares que ejercen el derecho de huelga; o atacar de forma democrática la raíz del problema, es decir, los salarios injustos por insuficientes y el deterioro laboral”, puntualizó.

Por último, Almirón subrayó que “la imposición de una solución unilateral mediante decretos y sin participación de los docentes demuestra autoritarismo, por lo que el Sadop también lucha por mayor democracia en las relaciones laborales y en la comunidad”.