horacio_cartes_2

Sin Cartes se desinfla el proyecto de reelección

Reforma en Paraguay.  En otras fuerzas que apoyaron el proyecto también hubo muestras de confusión.

De manera sorpresiva, el presidente de Paraguay, Horacio Cartes renunció ayer a sus aspiraciones de ser reelegido en 2018 y provocó un desconcierto en el ámbito político, incluso entre sus propios partidarios.

“Espero que este gesto de renunciamiento sirva para la profundización del diálogo dirigido al fortalecimiento institucional de la república, en armónica convivencia entre los paraguayos”, expresó el gobernante.

Paraguay estaba inmerso en una profunda crisis institucional desde que el gobernante Partido Colorado impulsó un proyecto de enmienda constitucional para permitir la reelección, prohibida de modo expreso desde 1992.

Esa iniciativa tuvo media sanción tras una vidriosa sesión en la Cámara de Senadores, luego de la que estallaron violentos enfrentamientos, entre el 31 de marzo y el 1° de abril pasados, que dejaron un muerto, decenas de heridos, 211 detenidos y la sede del Congreso incendiada. El tratamiento de la polémica enmienda en la Cámara de Diputados quedó postergado tras los incidentes.

Ayer, poco después de que se conoció la renuncia de Cartes a la reelección, la senadora Lilián Samaniego, expresidenta del Partido Colorado, dijo en rueda de prensa: “El proyecto de enmienda continuará en diputados, al margen del gesto de grandeza del presidente”. Pero el actual presidente del partido, el diputado Pedro Alliana, expuso una opinión diferente. “Sin Cartes la enmienda no tiene sentido y queda con chances mínimas”, dijo. En otras fuerzas que apoyaron el proyecto también hubo muestras de confusión.