naufragio brasil

Al menos 44 personas mueren en dos naufragios en Brasil en menos de 24 horas

Cubría la ruta entre la isla de Itaparica y la ciudad de Salvador de Bahía, en la parte este del país; es el segundo hundimiento en 24 horas.

Al menos 44 personas murieron en dos naufragios de embarcaciones de transporte de pasajeros ocurridos entre el martes y hoy en Brasil, uno frente al litoral atlántico de la ciudad de Salvador y otro en un afluente del río Amazonas, según los balances parciales divulgados por las autoridades.

El naufragio en la mañana de hoy de una lancha rápida en la Bahía de Todos los Santos, en el litoral nordeste de Brasil, dejó al menos 23 víctimas, mientras que el hundimiento en la noche del martes de un navío en el río Xingú, en la Amazonía, provocó la muerte de al menos 21 pasajeros.

La doble tragedia puede ser mayor debido a que los cuerpos de rescate aún buscan a otras 21 personas de entre las 133 que ocupaban la embarcación que se hundió en el Atlántico y a cinco de entre las 49 que viajaban en la que naufragó en el Xingú, un afluente del Amazonas.

Efectivos de distintos cuerpos de seguridad se han sumado a las operaciones de búsqueda, en las que también participaron inicialmente embarcaciones privadas. Estos equipos han rescatado por el momento a 21 personas con vida, por lo que buscan a varias decenas más que estarían desaparecidas, informa la Agencia Brasil.

El gobernador del estado de Bahía, Rui Costa, ha decretado tres días de luto oficial como señal de duelo por la tragedia. El alcalde de Salvador, Antonio Carlos Magalhaes Net, ha expresado su «solidaridad» a las víctimas y sus familiares y ha confirmado que «todos los órganos» se han activado tanto para las operaciones de búsqueda como para la asistencia a los supervivientes.

Las causas de ambos accidentes aún son investigadas y, pese a que en los dos casos había condiciones meteorológicas adversas, también fueron denunciadas omisiones y falta de condiciones de seguridad de las empresas de transporte.

El propio presidente brasileño, Michel Temer, se apresuró a anunciar medidas para investigar las causas de los naufragios en un comunicado en el que lamentó los accidentes, manifestó solidaridad con los familiares de las víctimas y colocó a disposición equipos del Gobierno para colaborar en los rescates.

«Las medidas para investigar las causas de los accidentes y sancionar a los responsables están siendo adoptadas en las tres esferas del Gobierno» (central, regional y municipal), según el comunicado del jefe de Estado.