Temer parece tener los días contados

La Comisión de Constitución y Justicia del Senado de Brasil aprobó por unanimidad la propuesta de reforma constitucional (PEC) que permite elecciones directas e inmediatas presidenciales antes de 2018.

Antes de que la propuesta sea girada a Diputados, la iniciativa deberá ser aprobada por el pleno de la Cámara alta. La enmienda aprobada hoy permitiría celebrar elecciones anticipadas en los tres primeros años de un periodo presidencial.

Mientras la oposición redobla sus esfuerzos en Diputados para alcanzar los votos necesarios para aprobar la iniciativa una vez que llegue al recinto, la mayoría oficialista intenta frenar la propuesta  e impulsa el llamado a elecciones indirectas para evitar la postulación de Lula Da Silva.

Una encuesta realizada por el Instituto de Investigación de Paraná, muestra que al menos el 90,6 por ciento de los brasileños quiere que se realicen elecciones directas, lo que implicaría la salida de Michel Temer del Palacio de Planalto, que es el clamor de las masivas manifestaciones populares, como la realizada el domingo pasado en Ipanema, que al grito de Fora Temer exigen la renuncia del presidente de facto.

Según la constitución brasileña, si se pone fin al mandato de un presidente dos años antes de terminar su ciclo —el de Temer finalizaría el 1 de enero de 2018, ya que está completando el período iniciado por Dilma Rousseff— el sucesor debe ser elegido de manera indirecta, por ambas cámaras, 30 días después de la dimisión.

Deja un comentario