Todo listo para la ascensión al Macón

Cada noviembre se realiza la escalada a la cima donde hay un santuario prehispánico.

Se trata de un lugar sagrado en cuya cima se ubica un santuario que dataría de la época prehispánica. Cada año, decenas de turistas de varias partes del país y del mundo, la mayoría expertos andinistas y amantes de las montañas, arriban al pueblo de Tolar Grande para realizar una travesía única: la ascensión al imponente cerro Macón, de 5.611 metros.

Ya se ultiman todos los detalles para la ascensión, que se realizará el próximo 18 de noviembre, desde antes del amanecer. La cumbre se encuentra a 30 kilómetros del pueblo y la caminata hasta la cima dura 12 horas. Muchos peregrinan para agradecer por el agua límpida que la montaña les provee y que hace posible la vida en esta árida zona andina.

Cabe recordar que desde 2008 el pueblo se provee de agua pura gracias a un acueducto de 12 kilómetros de extensión que permite captar el líquido elemento desde las entrañas de la montaña sagrada.

La ascensión es organizada por la red de turismo comunitario Lickan, integrada por decenas de familias de la Puna, con el objetivo de dar a conocer la belleza del paisaje andino al tiempo de mantener vivas las tradiciones.

Desde Salta partirá un convoy el 17 de noviembre y retornará el 19. Salteños y turistas tendrán la posibilidad de conocer esta tradición tan ancestral como impactante. La partida será a las 6.30 (salida plaza 9 de Julio) en el colectivo municipal. Ese día se almorzará en San Antonio de los Cobres, en tanto que la llegada a Tolar está prevista a las 18, donde habrá una recepción de bienvenida.

A las 19 habrá una reunión en el salón municipal para presentar a los guías, coordinadores y colaboradores de la Comunidad Kolla de Tolar Grande, quienes integrarán la expedición. Allí se conformarán los grupos y se brindará mayor información para el ascenso. Habrá guías especializados y bilinges. Cada participante debe llevar ropa y calzado cómodo de trekking, protector solar, anteojos para sol, agua mineral, gorra o sombrero, vianda para el ascenso y alimentos de marcha: frutas secas, barras de cereales y chocolate, ya que la jornada de caminata es larga y es necesario reponer energías. El retorno a Salta está previsto para el día 19.

En la cima de la montaña

El respeto a la Pachamama o Madre Tierra configura el punto de partida de esta costumbre de tinte prehispánico, con una pequeña ceremonia al pie de la montaña antes del amanecer. La conexión del mundo andino con la Madre Tierra es innegable. Una vez que se le pide permiso a la Pachamama para transitar por tierra sagrada, comienza la caminata hacia la cima, en la cual se pueden observar majestuosos paisajes, como los picos del Lullaillaco, el Socompa y el Pulares, así como los inmensos salares de Pocito y de Arizaro, este último el tercero del mundo por su extensión.

Ya en la cima, los presentes realizan una ofrenda de hojas de coca, alcohol, piedras y oraciones, con las que se encomiendan a la protección de la Madre Tierra en el ascenso.

Un pueblo de encanto en plena cordillera

Tolar Grande se encuentra a 3.543 msnm y a 387 km de la ciudad de Salta.
Es visitado principalmente por alemanes, franceses, italianos y españoles durante todo el año. Los salteños y los argentinos lo hacen sobre todo en la fiesta de la Pachamama. El pueblo es además una meca para los amantes del montañismo.
El solo hecho de recorrer los 360 kilómetros que separan Tolar Grande de Salta capital ya es una aventura, por los imponentes paisajes del departamento Los Andes.
En Tolar se puede observar especímenes únicos de flora y fauna autóctonas, como así también impactantes manantiales de agua dulce con aves exóticas que son para el asombro.
También caminar sobre salares cercanos, los cerros de sal y los bancos de yeso.
En ese sentido, se puede visitar el Cono de Arita, la laguna Santa María, al pie del volcán Incahuasi, donde se divisan flamencos rosados, y avistar los volcanes Socompa y Llullaillaco.
El pueblo tiene varias opciones al momento de buscar hospedaje.
Se destacan un refugio municipal, muy económico, las casas de familia de la red Lickan y la hostería municipal Casa Andina, con 6 habitaciones de lujo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*