“Todo quedó en un sistema electrónico sin auditar, es un escenario de locos”

Juan Pablo Timpanaro es uno de los especialistas que fueron invitados por el presidente del Concejo Deliberante, Ricardo Villada, para analizar el sistema de voto electrónico. Es consultor internacional doctorado en Ciencias de la Computación con orientación en Seguridad Informática
¿Cuáles son los puntos vulnerables que vió en el sistema de voto electrónico que se utiliza en Salta?
Tenés la arista de cómo fue introducido. No se puede disponer un proceso tan controvertido como es el voto electrónico de cero a cien. Tiene que ser una transición suave con el sistema de boleta de papel: introducirlo opcionalmente, puliendo asperezas y eventualmente se puede implementar en su totalidad. Hay gente que no sabe votar y esto sucede en todo el mundo, por eso en algunos países es opcional. Acá no hay universalidad, hay gente que no puede utilizar el voto electrónico porque no sabe y entonces el sistema deja de ser universal.
¿Desde el punto de vista técnico?
Desde el punto de vista técnico tenés muchas fallas. Primero lo maneja una empresa privada y no podemos auditarlo. Cualquier ciudadano no puede saber cómo funciona el código fuente y aunque tengamos la capacidad técnica para auditarlo, no podríamos. Acá no tenemos la seguridad de que en el sistema se represente la intención del elector de votar por su candidato. El recuento de votos de las urnas lo hace la máquina, pero no se puede conocer si hay transparencia en esto. Supongamos que hasta ahí funciona todo bien, que no están adulteradas las máquinas, todos esos votos se transmiten a un servidor central, un centro de cómputos, ¿qué hay de ese lado? Todos nos enfocamos en la máquina, pero no sabemos qué hay del otro lado. Es muy fácil modificar un recuento de votos en un servidor, desde cualquier parte del mundo, desde una computadora con acceso a internet. No sabemos cuáles medidas de seguridad hay en este centro de cómputos.
¿Dónde está ese centro de cómputos?
Preguntamos en el Tribunal Electoral y nos dijeron que está en Capital Federal y lo maneja la empresa prestadora Magic Software. Me parece algo muy ridículo porque es una elección provincial y el manejo debería quedar en la provincia. Aunque no importa dónde esté el servidor, siempre se podría modificar.
Existe una polémica sobre que se puede violar el secreto del voto con la lectura de las boletas electrónicas…
Es un ataque viable, se puede hacer pero es muy complejo. Se podrían leer las boletas por radiofrecuencia y, lo que pude investigar, es que hay lectores de radiofrecuencias que te pueden permitir visualizar las boleta a distancias de hasta un metro.
¿Existe algún país donde el sistema del voto electrónico sea confiable?
Hay soluciones que se implementaron en otros países para evitar las partes vulnerables del sistema. Por ejemplo, en Estonia se utilizaron las mejores mentes científicas del mundo para diseñarlo y aún así es un sistema mixto, donde se puede votar también con papel y por lo tanto el voto es universal. El código fuente que se utiliza es de software libre. Puede tener sus fallas porque cualquier sistema de seguridad no es perfecto, pero se atacaron muy bien esas fallas, en cambio en Salta se deja todo al azar.
¿Las ventajas que puede tener el voto electrónico, valen la pena como para cambiarlo por la boleta de papel?
En mi opinión profesional, no. Yo seguiría votando con papel, está bien que seamos amantes de la tecnología pero hay veces que la innovación no te da ninguna seguridad y más en un tema tan delicado donde está en juego la democracia. Se deciden los próximos años de mandato de alguien que puede tener un impacto gigante en la sociedad y se deja todo en un sistema electrónico que no podés auditar, es un escenario de locos. El sistema es caro y no te trae ninguna ventaja más que computarlo rápido y nada más.
¿Por qué piensa que no permiten ver el código fuente?
Desde la empresa argumentan que tienen propiedad intelectual sobre el sistema, que tiene una patente. Que sea código abierto, no significa que pierdas tu propiedad intelectual, hay muchas cosas de código abierto en el mundo y que sus creadores siguen siendo propietarios. Si no podés distribuir el código porque es de propiedad intelectual entonces no podés prestar un servicio de voto electrónico. Para vender algo así tiene que ser auditable. En Salta ninguna otra empresa presentó una alternativa a Magic Software.

 

chicovotoelectronico

Deja un comentario