Tony Blair renuncia como enviado para Medio Oriente

Tony Blair renunció a su puesto como enviado internacional para Medio Oriente, poniendo fin a un periodo que comenzó con grandes promesas pero que tuvo problemas para conseguir cambios importantes en su intento por lograr la paz entre Israel y los palestinos.

El ex primer ministro británico Tony Blair renunció a su puesto como enviado internacional para Medio Oriente, poniendo fin a un periodo que comenzó con grandes promesas pero que tuvo problemas para conseguir cambios importantes en su intento por lograr la paz entre Israel y los palestinos.

Personas en Jerusalén cercanas al trabajo que realiza el llamado Cuarteto para Medio Oriente dijeron el miércoles que Blair escribió una carta al secretario general de la ONU Ban Ki-moon para confirmar su salida. Las fuentes hablaron con la condición de guardar el anonimato porque aún no hay un anuncio formal, el cual se espera posteriormente este miércoles cuando autoridades del cuarteto se reúnan en Bruselas.

El Cuarteto para Medio Oriente fue formado para participar en el proceso de paz entre Israel y palestinos, y está formado por Estados Unidos, Rusia, ONU y la Unión Europea.

Blair asumió el cargo en el 2007 con grandes promesas, como ponerse a cargo de ayudar a desarrollar la economía e instituciones palestinas. Su misión era preparar el terreno para el establecimiento de un estado palestino junto con Israel como parte de un acuerdo de paz. Pero batalló en el puesto e incluso un funcionario dijo que ha habido “frustración” por su limitada autoridad. La misma fuente refirió que Blair sentía que su oficina tenía ya un liderazgo fuerte y que ahora era el momento de irse.

Sin embargo, Blair se encontró rápidamente librando pequeñas batallas con Israel sobre el movimiento de bienes y ciudadanos palestinos. Con los esfuerzos paralizados, el objetivo de dos estados sigue tan alejando como siempre.

De acuerdo con la página de Internet de su oficina, bajo su cargo se logró retirar decenas de puntos de control israelí en Cisjordania, facilitando el movimiento de trabajadores y productos palestinos. También se impulsó el turismo en Belén, ayudó a otorgar miles de permisos para palestinos que trabajan en Israel y una inversión de 350 millones de dólares en telefonía móvil en Cisjordania, que creó miles de empleos.

El funcionario añadió que Blair sigue comprometido con la visión del cuarteto de la existencia de dos estados y espera tener un papel “informal” en la promoción de la paz. Un área donde podría ayudar es en el desarrollo de las relaciones entre Israel y el mundo árabe, indicó la fuente.

Deja un comentario