Tras el acuerdo, Macri, Sanz y Carrió trabajan en una estrategia electoral común

Luego de que la UCR decidiera competir en las PASO con el PRO y la Coalición Cívica, los referentes de los tres espacios comienzan a trabajar para fortalecer la coalición: plan de gobierno compartido y lista única de candidatos a diputados y senadores.

La Convención Nacional de la Unión Cívica Radical sacudió el tablero político al darle forma a una resonante alianza electoral. Pero superada la euforia generada por la unión de fuerzas, llegó el momento de pasar a la acción: la flamante alianza ya comenzó a trazar un plan con el objetivo de darle pelea al kirchnerismo en las elecciones de octubre.

Las negociaciones ya comenzaron y el primer punto tiene que ver con la conformación de una lista única de legisladores nacionales, consensuada entre los espacios que lideran Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, los aspirantes presidenciales que competirán entre sí en las PASO.

El armado de las nóminas quedará en manos de una mesa chica que irá variando según la provincia; en general, del lado del radicalismo participarán Federico Storani, Coti Nosiglia, Facundo Suárez Lastra y Walter Ceballos, mientras que el PRO estará representado por Emilio Monzó, Diego Santilli, Rogelio Frigerio y Humberto Schiavoni.

La UCR llega con una condición que Sanz adelantó en su discurso en la Convención partidaria, cuando les aseguró a sus correligionarios que “como piso, el radicalismo se asegurará conservar su volumen actual en el Congreso”.

El acuerdo está encaminado en las provincias donde la UCR está bien posicionada para desbancar al kirchnerismo: Mendoza (Alfredo Cornejo), Santa Cruz (Eduardo Costa), La Rioja (Julio Martínez), Catamarca (Eduardo Brizuela del Moral) y Chaco (Aída Ayala). También en Entre Ríos, donde el radicalismo compartirá interna con el PRO, con Atilio Benedetti (UCR), por un lado, y Alfredo de Angeli del otro.

Con respecto a la Coalición Cívica que lidera Carrió, las fuerzas mayoritarias estiman que tendrán que cederle lugares relevantes en distritos como la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, fundamentalmente.

El otro punto central es el armado de un programa de gobierno en común: el borrador incluye un acuerdo de políticas de Estado que se resumirían en cinco o diez puntos, según adelantaron fuentes del radicalismo al diario Clarín. Pero para eso todavía faltan varias charlas.

Los negociadores deberán compatibilizar las propuestas y definir la distribución de cargos en un eventual gobierno de coalición, siempre en base al resultado de las PASO.

El propio Sanz resumió esta mañana -en declaraciones a Vorterix- cuáles son los próximos pasos de la coalición: “Lo que viene es establecer un programa común y no tengo dudas de que vamos a hacerlo, más allá de que va a haber diferencias y porque no somos iguales. La regla general es la integración de listas en todo el país, y donde no podamos hacerlo habrá competencia”.

Acuerdo

Deja un comentario