Tras el escándalo mundial, la FIFA elige a su próximo presidente

En medio del escándalo por corrupción, 209 federaciones podrán votar al próximo titular de la entidad madre del fútbol mundial. El príncipe jordano Ali Bin Al Hussein busca destronar al actual titular Joseph Blatter.

Joseph Blatter o el príncipe Ali Bin Al Hussein: uno de los dos será elegido el viernes presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) hasta 2019, en una votación con los ecos todavía recientes del escándalo de corrupción que estalló el miércoles.

Pese a las detenciones e imputaciones por parte de la Justicia estadounidense de dirigentes del fútbol, el 65º Congreso de la FIFA se abrió formalmente el jueves siguiendo el programa previsto, en un clima de aparente normalidad, y el viernes tendrá lugar la esperada elección presidencial.

Blatter, de 79 años, presidente de la FIFA desde 1998, aspira a una nueva reelección que le conduciría a un quinto mandato y lo llevaría a acabar él mismo con 21 años acumulados, más cerca de los 24 que estuvo en la presidencia su mentor brasileño Joao Havelange (1974-1998) y de los 33 del francés Jules Rimet (1921-1954).

El suizo lleva dos días soportando la tormenta, pero a pesar de todo parece claramente favorito ante la joven alternativa que supone el príncipe Ali Bin Al Hussein, de apenas 39 años y uno de los vicepresidentes de la FIFA desde hace cuatro años.

Los acontecimientos de los últimos días podrían, sin embargo, cambiar la tendencia y dar alguna oportunidad al jordano.

“Antes de lo que ha pasado esta semana, puede que no, pero ahora, con lo que ha ocurrido, creo que Blatter puede ser derrotado”, declaró este jueves el presidente de la Unión Europea de Fútbol (UEFA), Michel Platini, enemigo declarado del actual presidente de la FIFA, al que ha pedido la renuncia.

Apoyos territoriales

Entre los europeos, la mayor parte votaría por Ali, con excepciones de peso como la de Rusia, país organizador del Mundial-2018 y cuyo presidente, Vladimir Putin, consideró que la acción judicial estadounidense de esta semana tiene como objetivo evitar la elección de Blatter y dificultar la Copa del Mundo en Rusia.

Estados Unidos, todavía dolido por no haber obtenido la sede del Mundial-2022, anunció que votará por Ali. Así lo tuiteó el presidente de la federación, Sunil Gulati, y su homólogo canadiense, Victor Montagliani, hará otro tanto.

África es el continente con más votos (54) y en principio sería en su mayor parte fiel a Blatter, artesano del primer Mundial organizado en el continente, en Sudáfrica en 2010.

Asia cuenta con 46 votos y es el continente del príncipe Ali, que es jordano, pero no controla la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), que no lo ha renovado como su vicepresidente de la FIFA para el próximo mandato, que comenzará el sábado, un día después de la elección.

Ello significa que si Ali no es elegido presidente, ya no estará en el gobierno del fútbol mundial. Todo ello sin perder de vista que el presidente de la AFC, el bahreiní Salman Bin Ebrahim Al Jalifa es un ferviente apoyo de “Sepp” Blatter.

La Concacaf (América del Norte, Central y Caribe), que tiene 35 votos, afronta esta votación con la mente en otra parte, después de que entre los siete detenidos del miércoles en Suiza estuvieran su presidente Jeffrey Webb y el costarricense Eduardo Li, miembro del Comité Ejecutivo de su Confederación.

Tanto Webb como Li fueron expulsados el jueves de una organización que ahora comanda como presidente en funciones el hondureño Alfredo Hawit.

Oceanía, con 11 votos, y Sudamérica, con 10, son los que menos peso numérico tienen en la votación, que se realizará con papeletas y voto secreto.

Cuestión de imagen

La presión que recibe la FIFA en los últimos días se mide en portadas sobre el caso, minutos de televisión e indignación en las redes sociales.

La política no ha estado al margen y, más allá de las palabras de Putin, otros países han aprovechado para lo contrario. El Gobierno británico desea el relevo al frente de la FIFA, mientras que el francés se había mostrado partidario del aplazamiento de la elección.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señaló por su parte que revisará los acuerdos que tiene con la FIFA.

La presión de los patrocinadores también continúa, igual que la de millones de hinchas que esperan que los problemas de la FIFA no dañen la imagen de su deporte.

El futuro de la FIFA se conocerá cuando el cuerpo electoral haya optado entre Blatter o Ali, para una etapa 2015-2019 que comenzará en cualquier caso lastrada por la mala imagen de la organización tras su enésima crisis.

Deja un comentario