Tras más de un año, volvieron los cinemómetros y las fotomultas

En el caso de no respetar los límites reglamentarios de velocidad previstos, el conductor puede recibir una multa de entre $3.066 y $20.440.

Los tres cinemómetros fijos que se encuentran en la ciudad de Salta volvieron a funcionar desde este lunes y con ellos se reactivaron las fotomultas. La diferencia que hay con el sistema anterior es que la revisión de las imágenes estará a cargo de la Municipalidad y no de la empresa Arca S.A. que se encuentra en Buenos Aires.

Durante el período que estuvieron funcionando los aparatos en la gestión anterior fueron muchos los vecinos que tuvieron algún que otro dolor de cabeza por el sistema de fotomultas. Para evitar ese problema, el Ejecutivo municipal decidió que la revisión de imágenes y desencriptación de la información sea manejada por personal municipal. Para este fin, un grupo de personas viajó hasta la empresa que se estuvo encargada de la revisión de las fotomultas y aprendió el manejo; además de traer consigo el software necesario para el descifrado de la imágenes.

Así lo señaló el secretario de Gobierno municipal, Luis María García Salado, quien explicó que el personal municipal encargado de las fotomultas también revisará las fotos que fueron tomadas antes de que dejara de funcionar el anterior sistema en diciembre de 2015, cuando venció el contrato. “Sobre estas imágenes se observarán cuales prescribieron y cuáles aún se pueden aplicar”, dijo el funcionario.

Además, para seguir en el camino de mejorar la seguridad vial, el funcionario recordó que se espera la llegada de otros cinemómetros “que son objetos de homologación”. Además de cascos con cámaras de fotos y otros elementos, que entregará la Agencia Nacional de Seguridad Vial, tras un convenio firmado el año pasado con el Ejecutivo municipal.

Hasta el momento en la ciudad funcionan tres cinemómetros fijos ubicados sobre las avenidas Banchik, Bolivia y Perón. También volverán los cinemómetros móviles que tendrían otro modo de operación que consistiría en no sorprender al conductor sino que el objetivo sería la prevención. En ese sentido, el funcionario recalcó que no se tratan de medidas recaudatoria sino que por el contrario se busca generar conciencia en los conductores.

Por el momento, la tecnología de los cinemómetros permite controlar dos cosas: los excesos de velocidad y si las luces del automóvil van encendidas. ¿Pero cuánto debería pagar si infrinjo la norma? Según la ordenanza municipal 14.395 “el valor de la multa se determina en unidades fijas denominadas UF, cada una de las cuales equivale al menor precio de venta al público de un litro de nafta especial”. En ese sentido, en el caso de no respetar los límites reglamentarios de velocidad previstos, la multa podría ir entre los 150 a 1.000 UF y la quita de cinco puntos en el scoring; es decir que dependiendo de la gravedad, las multas oscilarían entre los $3.066 y $20.440.

Quienes excedan los 60Km/h, velocidad máxima permitida en avenidas, deberán afrontar multas que podrían superar los $20 mil, como así también la quita de 5 puntos en el scoring.


 

Deja un comentario