Tres detenidos en Madrid vinculados al Estado Islámico

La Policía española ha detenido este martes a tres marroquíes, de entre 26 y 29 años, residentes en Madrid a los que acusa de estar preparando atentados en el país en nombre del Estado Islámico (ISIS en sus siglas en inglés).

Según fuentes de la investigación, los detenidos, que contaban con documento de residencia NIE por lo que llevaban largo tiempo en el país, estaban dispuestos a llevar a cabo, “en cualquier momento, actos terroristas como los sucedidos recientemente en otros países de nuestro entorno”. Están acusados de formar parte de un grupo vinculado al ISIS.

En algunas de las conversaciones intervenidas —mantenían contacto tanto por teléfono como por Internet— hablaban de que “había que actuar ya en España”, sin concretar de qué manera. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado esta mañana que, frente a otros detenidos por yihadismo que trataban de reclutar a gente para unirse a las huestes de Estado Islámico, “estos estaban listos para atentar” y tenían “acceso a armas”, informa Fernando Garea. Sin embargo, en los registros efectuados por los agentes hasta el momento, no se han encontrado.

El operativo policial se ha desarrollado de forma urgente por parte de los agentes de la Comisaría General de Información, dado que los integrantes de la célula —”individuos muy imprevisibles en sus reacciones”— presentaban indicadores de máximo riesgo, y se había detectado su voluntad plena de pasar a la acción y llevar a cabo actos terroristas, informa el Ministerio del Interior.

Un grupo organizado y jerarquizado

El grupo estaba perfectamente organizado y jerarquizado, y cada uno de sus componentes tenía designado un papel determinado. El líder de la célula terrorista desempeñaba labores de captación mediante la difusión de los postulados y mandamientos del ISIS, controlaba la evolución de los mismos y desarrollaba métodos de formación de disciplina terrorista. Los otros dos integrantes asumían el papel de actores operativos, es decir, eran los encargados de realizar los actos terroristas.

En el momento de la desarticulación de esta célula terrorista, sus miembros se encontraban plenamente radicalizados y en una fase de total asimilación y compromiso del ideario terrorista, manifestando su plena disposición a cometer un atentado en la ciudad de Madrid, aseguran las mismas fuentes.

Uno de los detenidos en esta operación antiterrorista tenía establecida su residencia en el barrio de La Cañada Real Galiana, en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid. Este individuo, según las investigaciones policiales, tenía fácil acceso a un mercado ilícito de todo tipo de armas, hecho que agravaba más la situación. En los registros realizados hasta el momento, sin embargo, no se han encontrado armas, según fuentes de la investigación.

El uso de Internet y de las redes sociales como medio de información y comunicación también era una constante en la actividad del grupo y labor principal de los detenidos con el fin de mantenerse informados de los avances y éxitos del Estado Islámico, además de obtener por este medio el material para sus actividades de radicalización.

Esta operación policial es la continuación de una línea de trabajo que la Policía Nacional ha seguido en la lucha contra el terrorismo yihadista, acorde a la situación del nivel de alerta actual —Nivel 4 (ALTO)— con una finalidad muy específica de neutralizar todo tipo de amenaza en la seguridad nacional.

La operación continúa en marcha, con el registro de los domicilios de los tres arrestados. Ha sido coordinada por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 y por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, y llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional en la Cañada Real, un poblado chabolista conocido como el supermercado de la droga, donde han sido arrestados dos de ellos, y en el barrio madrileño de Vallecas, en la calle Peña Prieta del Puente de Vallecas, con otro detenido.

España es el país de Europa occidental que más operaciones ha desarrollado contra el Estado Islámico. Con las de este martes, ya son 60 las personas detenidas en España en lo que va de año en relación con el terrorismo islamista, más otras 27 detenidas en otros países, fundamentalmente en Marruecos, pero relacionadas con reclutamiento de terroristas para el Estado Islámico en España, según el Ministerio del Interior. En esta legislatura son ya 171 los detenidos por yihadismo. El Gobierno mantiene la alerta antiterrorista en el nivel cuatro (alto), solo un escalón por debajo del máximo.

Deja un comentario