daca eeuu

Trump dejó en suspenso miles de sueños

El presidente de EE.UU. desmanteló la protección que tenían casi 800 mil jóvenes. El Congreso tendrá seis meses para definir el futuro de los llamado “dreamers”.

Donald Trump lo hizo de nuevo: cumplió una de sus promesas de campaña más temidas dando un golpe directo a la comunidad inmigrante. El presidente de Estados Unidos ordenó ayer finalmente anular el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, por su sigla en inglés), que protege a jóvenes que entraron al país en forma ilegal siendo niños, y pidió al Congreso una nueva política en seis meses.

La reacción social fue inmediata, con protestas a lo largo del país, minutos después de que el procurador General Jeff Sessions anunciara la decisión argumentando que el programa es una política “unilateral e inconstitucional” del expresidente Barack Obama.

Cientos se movilizaron en ciudades como Washington, Los Ángeles, Denver y Nueva York, convocados por organizaciones como United We Dream y Movimiento Cosecha, o en forma espontánea.

En Manhattan, pese a que la movilización fue pacífica, hubo 34 detenidos por la Policía de Nueva York por desobediencia civil.“Vinimos apenas supimos que Daca habían sido eliminado. Aún estamos amparados, pero tenemos mucha inseguridad de lo que pueda pasarnos cuando expire el programa (el 5 de marzo de 2018)”, contó Triscila Valencia.

Tiene 25 años, es de México y desde los 9 vive en Nueva York con su familia. Ayer se sumó por primera vez a una manifestación junto a su primo Alexis Isasaga. “Hay que participar”, señaló Triscila, que tiene un permiso Daca recién renovado.

Hay más de 800 mil jóvenes que, como Triscila, están protegidos por el programa y que podrían ser deportados si el Congreso no define una solución para su estatus.

Mientras republicanos de peso como Paul Ryan, líder del Congreso, llamaron a lograr un consenso para el futuro de los beneficiarios, otros legisladores expresaron un fuerte rechazo al anuncio, como la demócrata Michelle Lujan Grishman, quien calificó la decisión de “inhumana, moralmente reprensible y cruel”.

En Hollywood, algunos famosos estallaron de bronca, una vez más. Mia Farrow dictaminó que expulsar a los 800 mil niños Daca era algo “cruel y nauseabundo”.

¿Qué es el Daca y por qué es noticia?

El programa protege a 790.077 inmigrantes no autorizados –cerca de 80 por ciento nacidos en México– que pudieron demostrar haber entrado a territorio estadounidense sin haber cumplido 16 años, haber residido en el país sin interrupción durante varios años y sin cometer delitos.

El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, por su sigla en inglés) fue lanzado por el entonces presidente Barack Obama para proteger de la deportación y conceder permisos de trabajo a inmigrantes traídos a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños y conocidos como dreamers. El alivio tenía una vigencia de dos años y era renovable.

¿A quién ampara?

El programa protege a 790.077 inmigrantes no autorizados –cerca de 80 por ciento nacidos en México– que pudieron demostrar haber entrado a territorio estadounidense sin haber cumplido 16 años, haber residido en el país sin interrupción durante varios años y sin cometer delitos.

¿Por qué la suerte de los “dreamers” genera tanta expectativa?

Dentro de los 11 millones de inmigrantes que residen sin autorización en Estados Unidos, los beneficiarios de Daca son el subgrupo con mayor aceptación entre diversos sectores de la sociedad estadounidense porque no tienen responsabilidad directa por su actual estatus migratorio. Muchos sólo hablan inglés y no tienen recuerdos de su país natal porque llegaron a Estados Unidos a muy corta edad.

¿Qué le preocupa a México?

Debido a que más de 600 mil mejicanos de nacimiento contaban con Daca, la Cancillería de ese país expresó que su mayor temor es que los dreamers sean más vulnerables que el resto de inmigrantes porque las autoridades poseen sus datos. Las autoridades estadounidenses respetarán solicitudes para viajar fuera de Estados Unidos que hayan sido presentadas antes del 5 de septiembre.

 

En manos del Congreso

Quienes se oponen a Daca tienen poderosos aliados. Cientos de empresarios y emprendedores, incluyendo líderes de Google, General Motors y Facebook, le pidieron a Trump que preserve el programa y que dé una solución a los jóvenes.

Ocurre que el programa Daca, establecido por decreto en 2012, otorga a los jóvenes un permiso laboral. Los empresarios recuerdan que al anular el programa los dreamers ya no podrán trabajar y la economía podría perder 460,3 mil millones de dólares del PIB nacional.

Organizaciones convocan además a los ciudadanos a que llamen a los legisladores, o los abrumen con mensajes vía Twitter. Ocurre que el futuro de los jóvenes quedó ahora en manos del Congreso, que deberá resolverlo en los próximos seis meses.

La decisión de Trump de finalizar el Daca y pasar la posta a los legisladores fue en respuesta a la demanda planteada por el ala más conservadora de su partido: 10 estados habían amenazado con iniciar acciones legales si el programa permanecía más allá del 5 de septiembre. Aun así, la postura no es unívoca dentro del Partido Republicano y se proyecta un arduo debate legislativo.

El magnate indicó en Twitter que está ansioso por empezar a trabajar en una reforma migratoria; eso sí, orientada a favor de los ciudadanos estadounidenses.

 

Gobiernos latinos en gestión

“Se impulsará una intensa gestión por medio de reuniones con congresistas norteamericanos, para así contribuir en la creación de una legislación que, al finalizar Daca, solvente la situación de estos jóvenes, que no sólo han crecido en los Estados Unidos y se han integrado satisfactoriamente a su sociedad, sino que también aportan a la riqueza cultural de ese país”, afirmó Martínez.

A las protestas de varios gobiernos latinoamericanos, se sumaron los pronunciamientos de distintos senadores republicanos y demócratas de Estados Unidos que aseguraron ayer que actuarán en conjunto y con celeridad para proteger a los jóvenes indocumentados.