Un policía baleó a un chico y vecinos casi lo linchan en barrio Democracia

El uniformado y el joven están aún internados. Los vecinos hablan de excesos policiales.El Día del Padre se festejó con una batahola sin precedentes en la barriada del sudeste.

Un joven herido en una pierna con un arma 9 mm y un agente de la Policía de la Provincia con un grave traumatismo de cráneo fue el saldo de un operativo por un posible hecho de violencia de género que degeneró en una pueblada.

Ocurrió en los primeros minutos del domingo 18, cuando los festejos por el Día del Padre habían comenzado ya hacía rato, sobre todo en el cinturón de pobreza que rodea a la capital salteña, por el norte, sureste y prácticamente todo el oeste.

Versiones de vecinos del barrio Democracia se convirtieron ayer en certeza tras dialogar directamente con los protagonistas de un suceso que tiene muchos antecedentes, por desgracia.

Francisca Verónica López dijo anoche a El Tribuno: “Era la medianoche cuando yo llegué del trabajo y encontré en mi domicilio a mis cuñados y otras personas festejando el Día del Padre”.

“Yo me molesté porque a mis hijos les inculco desde que amanece hasta que anochece la cultura del trabajo, el del ganarse el pan cada día. Así que les dije a los presentes, incluso a mi esposo, que se retiraran, que se fueran a otro lado. Como no me hacían caso, pensando en que más tarde se pondrían violentos, llamé al 911 para que le dijeran que abandonen el domicilio”, recordó.

“Llegó la policía y mi esposo salió a dialogar con ellos. Hasta ahí era una conversación amable, en la que mi marido les explicaba que no se iba a retirar porque era el Día del Padre. Los policías insistieron en que debía abandonar la propiedad, entonces pretendieron llevárselo a la fuerza. Salió entonces uno de mis hijos, de 13 años, y les dijo a los policías que no debían llevarselo”, añadió.

Según la mujer, “los policías lo apartaron y entonces mi hijo Cristian Alejandro, de 13 años, comenzó decirles que debían ir a detener ladrones, adictos, sinvergenzas y qué se yo y que dejaran en paz a un pobre viejo que estaba tomándose unos vinos en el Día del Padre”.

El chico estaba enojado con los policías que tironeaban de su marido. “Uno de ellos sacó una garrafa de gas pimienta y se la vació en el rostro de mi hijo, delante de su padre que recién entonces reaccionó”, dijo.

La discusión había congregado a muchos vecinos y varios chicos.

El gas pimienta encegueció al chico y su padre y los vecinos comenzaron a fustigar a la policía que se retiró hacia media calle. “Cuando mi hijo ciego de dolor se quiso acercar, uno de los policía sacó el arma y le disparó a unos 10 metros de distancia”, añadió la mujer.

El tiro de la 9 milímetros hizo estallar de ira a todo el vecindario y en minutos una cantidad de personas persiguieron a la policía. “Hasta la esquina donde, hasta lo que yo sé, dieron caza al policía que disparó y lo golpearon de manera salvaje. Eran muchas personas, muchos vecinos y también familiares nuestros. En un momento dado llegaron cinco patrulleros cortando la calle en las dos esquinas de donde dispararon cientos de balas en contra de todas las personas de la cuadra, mientras mi hijo se desangraba en la vereda”, añadió.

“Yo me puse en medio de la calle y supliqué un alto el fuego, para que levanten a mi hijo y lo llevaran al patrullero que finalmente lo dejó en el hospital Papa Francisco”, explicó.

Francisca López aseguró: “El momento fue terrible; no entendemos por qué tanta violencia policial si era un problema de familia, pequeño. Nadie explicó por qué tantas balas, las que luego durante horas la policía se encargó de levantar vaina por vaina. Esto podría haber terminado en una tragedia, yo no llamo más a la policía si van a actuar de esta manera”.

Testigos

Unos jóvenes vecinos dijeron que la balacera y la batalla campal fueron impresionantes aquella noche.

“El chico herido estuvo tirado en la vereda durante mucho tiempo, porque primero la policía pasaba al lado de él pero no lo asistía, después cortaron la calle y pretendieron venir por todos los vecinos, como éramos muchos, no avanzaron pero nos llovían los balazos desde las dos esquinas. Aquí hay muchos chicos, muchos vecinos que nada le deben a la Justicia y que solo saben trabajar”, contó un vecino de la señora López

Se supo que el policía herido era chofer del móvil 1.113, perteneciente a San Ignacio y una fuente extraoficial lo identificó como Cristian Arias.

También se supo que entre las diversas lesiones que presenta la más grave es un traumatismo encéfalo craneano de mucha gravedad.

El joven baleado se encuentra a la espera de una intervención quirúrgica, que ayer se pospuso por dos dictámenes médicos contradictorios.

La mamá del chico dijo que el padre del chico se encontraba desaparecido hasta ayer.

No lo creí hasta que vi

“Mi hijo me gritó desde la calle me pegaron un tiro.
Todos quedamos helados.
Fue un momento dramático porque segundos después todo el barrio se vino encima de la policía.
Los corrieron a pedradas hasta la esquina, donde varios de ellos se defendieron con las armas que tenían, pero la bronca era contra el policía que disparó sobre el muchacho, porque el chico estaba enceguecido por el gas pimienta y solo atinó a correr hacia la casa de unos tíos por la misma vereda, y el policía que estaba frente a él le disparó directamente a voltearlo, fue un acto criminal”, dijo un vecino.

Fuente: El Tribuno Salta (Por Miguel Escalante)


 

 

Deja un comentario