Una bolita de vidrio para homenajear al Papa Francisco

La produce la fábrica “Bolitas Tinka”, ubicada en San Jorge, provincia de Santa Fe.

El Papa Francisco tiene su propia bolita de vidrio conmemorativa. La fabrica “Bolitas Tinka”, ubicada en San Jorge, provincia de Santa Fe. Tinka es la única fábrica de bolitas que queda en el país.

La empresa fue creada en 1953. El nombre viene de “tincar”, que es como se denomina en las provincias del norte argentino a cuando una bolita le pega a otra. En otros lados, a eso se le dice “quema”, explicó Víctor Hugo Chiarlo, su fundador. “Así que de ahí sacamos ‘tinca’. Y como en los 50 las mejores bolitas eran las de Japón, le pusimos una ‘k’ para sonar más japonés”.

En sus 64 años de existencia, la fábrica tuvo que atravesar múltiples crisis. Algunas económicas y financieras, otras derivadas de la competencia. La más peligrosa: la desaparición del juego. Pero a base de innovaciones, como la invención de la “bolita lechera”, la bolita del Papa, o la diversificación de su producto, logra mantenerse produciendo.

Deja un comentario