Una contadora compró dos autos con cheques incobrables

A pesar del reclamo de la concesionaria los vehículos no aparecen.La maniobra con cheques incobrables asciende a casi 900.000 pesos.

Una audaz maniobra con cheques incobrables fue denunciada por el titular de una concesionaria de automotores de esta capital, quien aseguró que la firma fue perjudicada en cerca de 900.000 pesos por una contadora pública.

El caso, que fue denunciado penalmente por el abogado de la agencia de automotores, Diego Rivetti, aún no se pudo resolver, pues la profesional contable no devolvió los vehículos ni levantó el valor de los cheques entregados, los cuales no fueron pagados por distintas entidades bancarias de la capital.

La estafa, según la denuncia, se perpetró hace ya más de 45 días, y en todo este tiempo la concesionaria buscó por todos los medios llegar a un arreglo con la profesional contable, quien además desapareció de los lugares que solía frecuentar.

El abogado de la firma aseguró a El Tribuno que agotaron todos los medios posibles pero que incluso no solo los compradores desaparecieron, sino que los vehículos adquiridos con cheques incobrables no pudieron ser secuestrados porque no lograron ser localizados en la provincia.

Lo llamativo -dijo el letrado- es que tras la operación, que tuvo algunas falencias de control administrativo por parte de la concesionaria al no verificar inmediatamente los valores recibidos, es que los adquirientes en el apuro se llevaron los dos vehículos pero no los formularios 08, es decir que si están circulando lo hacen con la cédula verde de los antiguos dueños de los rodados.

El abogado acercó además a la opinión pública los números de los dominios de los dos vehículos en cuestión, uno pertenece a una camioneta marca VW Amarok, patente KUO 880 y un Ford Focus Plus, de color blanco, dominio NVL 766, los cuales están circulando sin documentación alguna que acredite la propiedad de los mismos.

La firma asegura en su queja penal que todos los cheques recibidos fueron rechazados, no por falta de fondos sino por la orden de no pagar, pues las numeraciones de los mismos figuran en listados de cheques extraviados o robados, en algunos casos.

La firma asegura que se trataba de cheques diferidos que en su totalidad no pudieron acreditarse en la cuenta de la concesionaria.

Reclamo

Una fuente consultada aseguró que la operación de compra venta se realizó por amistad con la profesional contable, que había trabajado junto con los propietarios de la concesionaria en otras empresas del mismo rubro.

Lo cierto es que tras varias semanas de negociaciones dos personas finalmente se presentaron al local damnificado asegurando que se trataba del esposo de la contadora y del abogado de la misma, rubricando un preacuerdo para la devolución de los vehículos.

Sin embargo, afirma el denunciante, pasaron las horas y los vehículos jamás fueron devueltos ni los cheques levantados, por lo que se decidió dar intervención a la Justicia y solicitar el secuestro de los vehículos en disputa.

Se supo que cuando se consumó la fraguada compraventa la mujer fue junto a uno de sus hijos y ambos retiraron de la agencia en un vehículo cada uno.

El abogado Diego Rivetti dijo que agotaron todos los tiempos y ahora exigen de la Justicia una respuesta inmediata

“La empresa fue perjudicada en casi 900.000 pesos, y a más de un mes y medio nadie se hizo cargo de esta estafa.

Lo peor es que los vehículos desaparecieron de esta capital y ese es todo un tema, muy complejo”, aseguró.

“Ponemos a consideración del público los dominios de los vehículos en disputa para que otros no sean engañados en su buena fe”, concluyó.

Deja un comentario