Urtubey anuló una elección de jueces y puso en orsai al Consejo

Tras a un dictamen de la fiscal de Estado, rechazó 5 ternas por irregularidades “insalvables”.Los consejeros que llevaron a última instancia el concurso darán un dictamen el martes.

Fue irremediable. En su dictamen la fiscal de Estado de la Provincia, Mónica Lionetto, marcó irregularidades “evidentes e insalvables” en un concurso, bajo sospecha de selección a dedo, con el que se iban a designar cinco jueces en Salta.

A la tarde, hubo un cimbronazo que afectó a los integrantes del Consejo de la Magistratura, quienes llevaron hasta última instancia el procedimiento que ahora deberá volver a abrirse.

Ayer, el gobernador Juan Manuel Urtubey rechazó las cinco ternas que le había elevado el viernes el Consejo de la Magistratura y pidió que se convocara a un nuevo procedimiento para completar las terceras vacantes en las salas I, II, III, IV y V de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Salta.

Si bien ayer se esperaba una determinación del mandatario tras una consulta que le solicitó a Lionetto sobre los cuestionamientos que pesaban sobre esas selecciones, la noticia no cayó bien en el Consejo de la Magistratura.

Apenas el Grand Bourg comunicó la medida, los consejeros, encabezados por el presidente de la Cámara de Diputados, Santiago Godoy, se reunieron para ver cómo digerir una decisión que los deja en el centro de la polémica o, por lo menos, mal parados.

Es que la fiscal Lionetto al enumerar las irregularidades precisó que estas “atentan contra la regularidad del proceso, afectan las garantías de igualdad y equidad, vulnerando el debido proceso legal, pero además afectan la transparencia que debe guiar el proceder de todos los órganos del Estado”.

Uno de los cuestionamientos se basó en que dos postulantes, María Alejandra Gauffín y María Victoria Mosmann, corrieron con ventaja sobre el resto de los inscriptos. Esas sospechas, por cierto, fueron expuestas por El Tribuno el 16 de marzo.

Ambas letradas, como secretarias de la sala III de la Cámara, habían tenido intervención en un fallo que luego se utilizó en las pruebas para cubrir las cinco vacantes de camaristas. No obstante, Gauffín y Mosmann habían logrado quedar en dos de las cinco ternas que recibió Urtubey el viernes.

La escandalosa situación había motivado una denuncia del diputado Carlos Zapata y un recurso de amparo de una de las 26 postulantes que llegaron a las instancias finales, Marcela Von Fischer. Ese trámite, por cierto, llegó ayer a la Corte de Justicia de Salta luego que la jueza Mónica Mudski lo rechazara.

Godoy, en diálogo con El Tribuno, sostuvo ayer incluso que no hubo irregularidades ni vicios en la tarea que llevaron adelante.

En la nota que Urtubey giró al Consejo de la Magistratura señaló que “la regularidad y transparencia de los actos de gobierno constituyen un pilar esencial del sistema republicano y democrático y, por ende, hacen a la esencia misma del Estado de Derecho, correspondiendo a todos los poderes del Estado velar incansablemente por su cumplimiento”.

Remarcó también que “la transparencia constituye presupuesto de validez de todo el obrar estatal en general y del proceso de selección de magistrados en particular, que tiende a garantizar el acceso a la información no solo de aquellos interesados en participar en dicho proceso sino también de los ciudadanos salteños, quienes, en definitiva, son los destinatarios del servicio de justicia”.

El gobernador resaltó que es fundamental la consolidación de la confianza de los salteños en las instituciones de la democracia, “para lo cual resulta esencial garantizar la transparencia de todos los procesos públicos y máxime cuando se trate de la selección de magistrados judiciales”.

Agregó que el rechazó no está vinculado con valoraciones de las condiciones personales, morales, profesionales o idoneidad de los postulantes que integraban las ternas.

Otras irregularidades

Entre los criticas que sobrevolaron los procedimientos para cubrir con un tercer juez las salas civiles y comerciales, se hizo notar que el Consejo de la Magistratura unificó los cinco concursos. Lionetto consideró que por esto sí se produjeron alteraciones.

Godoy sostuvo en diálogo con El Tribuno incluso que no hubo irregularidades ni vicios en la tarea que llevaron adelante.

Es la segunda vez que se da marcha atrás con la designación de jueces. En mayo de 2016 Urtubey retiró el pliego de Pablo Robbio Saravia, quien se encaminaba a ser juez de Primera Instancia en lo Contencioso, por las denuncias de violencia de género en su contra.

Puntos clave del dictamen

1. Hubo alteraciones al procedimiento por las modificaciones realizadas a los cronogramas fijados y publicados. En dos resoluciones, el Consejo de la Magistratura decidió reducir a una las cinco evaluaciones escritas de los postulantes y establecer una sola entrevista personal en lugar de cinco, tal como estaba establecido.

2. La evaluación escrita consistió en un caso práctico que debían resolver los postulantes y que coincidía con uno real resuelto por la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial, en el que habrían tenido intervención dos de las concursantes (María Alejandra Gauffín y María Victoria Mosmann).

3 . El dictamen sostiene que los cambios hechos a la convocatoria, evaluación de antecedentes, examen escrito y entrevista personal, atentan contra la regularidad del proceso, afecta las garantías de igualdad y equidad, vulnerando el debido proceso legal, pero además afecta la transparencia que debe guiar el proceder de todos los órganos del Estado.

Fuente: El Tribuno Salta

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*