roland-garros-2524966w620

US Open: dos tenistas argentinos en la segunda semana de un Grand Slam después de cinco años

Nuestro país no tenía a dos representantes en la segunda semana desde Roland Garros 2012. En este Abierto estadounidense, Schwartzman y Del Potro alcanzaron los cuartos y los octavos de final, respectivamente.

El US Open tiene a dos tenistas argentinos en la segunda semana de competencia: Diego Schwartzman (que venció al francés Lucas Pouille por 7-6 [7-3], 7-5, 2-6 y 6-2) en los cuartos de final, y Juan Martín del Potro en los octavos de final (este lunes se medirá con el austriaco Dominic Thiem ). Lejos de los tiempos de abundancia de la Legión (la inigualable camada que tuvo, entre otros, a David Nalbandian, Gastón Gaudio y Guillermo Coria), este valioso escenario no se concretaba en un Grand Slam desde hacía más de cinco años.

Fue en Roland Garros 2012 la última vez con dos raquetas nacionales en la segunda semana de uno de los cuatro torneos grandes: Del Potro alcanzó los cuartos de final (perdió frente al suizo Roger Federer, por entonces 3° del mundo) y Juan Mónaco llegó a los octavos (cayó frente al español Rafael Nadal, 2°).

Diego Schwartzman, el pequeño gigante que sigue superando obstáculos

El Peque venció a Pouille (16º) y avanzó a los cuartos de final, donde se medirá con Carreño Busta (12º); por su baja estatura (1,70m) y otras limitaciones, le costó más que a sus compañeros de la camada 1992 consolidarse en el tour.

Era la primera vez que alcanzaba los octavos de final de un Grand Slam. Había vencido ni más ni menos que a Marin Cilic, quinto preclasificado y máximo favorito en el cuadro inferior del US Open. Pero Diego Schwartzman supera sus propios límites año a año. En la mejor temporada de su carrera, derrotó al talentoso francés Lucas Pouille por 7-6 (7-3), 7-5, 2-6 y 6-2 y se clasificó a los cuartos de final en un partido de epopeya.

Fue un coloso en el estadio Grandstand, con su aductor vendado desde el 2-5 del tercer set. El Peque fue un guerrero y el público, que se encariñó con él, lo ovacionó de pie. Ganó en dos horas y 35 minutos, y su próximo rival será el español Pablo Carreño Busta -venció al talentoso canadiense de 18 años Denis Shapovalov por 7-6 (7-2), 7-6 (7-4) y 7-6 (7-3)- . Pero ni siquiera se permitió festejar luego de la doble falta de Pouille que le dio el partido. Es que a Schwartzman le preocupan los dolores en su pierna y deberá recuperarse en 48 horas para medirse con el 12do cabeza de serie. Luego del partido, con el cuerpo más frío, indicó que no habría compromiso muscular en el aductor y que sólo se trataría de una contractura.

Sobre su contractura y si podría afectar su participación en el repechaje de la Copa Davis ante Kazakhstán, aseguró: “Voy a pensar, primero, en los cuartos de final y después en la Davis. Esperemos que pueda estar bien en dos días para jugar perfecto contra Pablo. A partir de ahí veré qué pasa con la Copa Davis”.