Usain Bolt confirmó su adiós: “Vi muchos deportistas retirarse, volver y pasar vergüenza; no seré uno de ellos”

El jamaiquino se despidió ante el público y después brindó una conferencia de prensa en el Estadio Olímpico de Londres; “Ahora quiero ser libre”, dijo.

 “Vi a muchos deportistas retirarse y volver para pasar vergüenza, y no seré uno de ellos”. La sentencia de Usain Bolt en la sala de conferencias del Estadio Olímpico fue sólo un trámite. Parte de la burocracia por la que suele pasar el atleta. La enésima aclaración de que su adiós era definitivo. Antes, tuvo tiempo para pasear con los brazos en alto por la pista, recibir el cariño de 50.000 fanáticos y llevarse un cuadro con el andarivel 7, el mismo que lo vio volar en los Juegos Olímpicos de 2012, cuando llegó a la meta en 9s63 (récord olímpico).

“Fue un día duro para mí, muy emocionante”, dijo sobre la pista, con los ojos llenos de lágrimas y la voz entrecortada. A un costado, el reloj oficial marcaba dos tiempos: 9s58 y 19s19, sus récords en los 100 y 200 metros. Como respuesta, devolvió los aplausos, abrió los brazos y dejó su seña particular. El festejo que quedará como su marca registrada.

Después, ingresó a la sala de prensa, en donde habló por un cuarto de hora y selló su marcha del atletismo. “No me arrepiento de haber estar en Londres porque mis fanáticos me querían ver un año más y por eso estuve acá. Estoy feliz de haberles dado lo que querían independientemente de cómo salió. Y no pienso replantear mi retiro. No creo que una carrera o unos campeonatos vayan a cambiar lo que hice durante todos estos años”, comentó, después de que una lesión le impidiera terminar el relevo 4×100.

E hizo referencia al calambre que lo dejó fuera de competencia en su última carrera. Dijo que que sintió que el músculo se puso “un poco tenso” e hizo referencia a la espera que tuvieron los finalistas de la posta en la sala de llamada (el lugar donde los atletas aguardan para ingresar a la pista). El sábado, Yohan Blake, compañero de equipo de Bolt, había comentado que el clima frío y una espera de 40 minutos habían minado el físico de los velocistas. “La noche estaba ventosa y nos tuvieron fuera varios minutos por la ceremonia de medallas. Yo les dije que por qué nos hicieron salir tan pronto y esperar tanto, pero qué puedo hacer, tengo que seguir las reglas”, relató Bolt.

Por otra parte dejó un mensaje para las próximas generaciones de atletas: “La enseñanza es que todo es posible si se trabaja duro y que se pueden lograr grandes cosas sin doparse, quiero que los niños vean eso, me gustaría poder transmitirles eso”. ¿Qué será del futuro del jamaiquino que marcó una era en el atletismo? “Tengo muchas ganas de ser libre, mi vida entera fue dedicada al atletismo. Todo lo que conozco son las pistas. Necesito diversión y relajarme un poco. Eso sí, voy a seguir relacionado al deporte y mi agente va a hablar con Sebastian Coe [presidente de la IAAF ] para ver qué podemos hacer. ¿Si puedo ser periodista? Sólo en los grandes eventos porque no me gusta estar sentado mucho tiempo”, señaló. Y se retiró. Ya no habrá mañana en el atletismo para el hombre más rápido del mundo.


 

Deja un comentario