Vandenbroele, supuesto testaferro de Boudou, pidió ser un arrepentido

El empresario involucrado en el caso Ciccone pidió ayer ingresar al régimen de testigos protegidos, también aplicable a imputados colaboradores.

Primero fue Mario Pontaquarto en el caso de las coimas en el Senado hace más de una década. Luego fue Leonardo Fariña en la llamada Ruta del Dinero K. Y ahora el tercer arrepentido: el empresario Alejandro Vandenbroele, señalado como testaferro de Amado Boudou, pidió ayer en los tribunales de Comodoro Py acogerse al régimen del arrepentido en el marco de las causas que se siguen en su contra, entre ellas por la compra de la ex Ciccone Calcográfica y que involucra al ex Vicepresidente, preso hace 10 días.

El ex titular de The Old Fund, que se quedó con la imprenta antes de su estatización, se presentó en los tribunales, donde mantuvo una reunión de 90 minutos con el fiscal Jorge Di Lello, para conocer “el estado de todas las causas que se siguen en su contra”, esto su intervención para la compra de Ciccone, otra por la renegociación de la deuda pública de Formosa con el Estado Nacional y una tercera por presunto enriquecimiento ilícito. En este marco, pidió ingresar al programa de arrepentidos e imputados colaboradores, que brinda beneficios a los imputados a cambio de que otorguen información a la Justicia, lo que ahora era evaluado por la Fiscalía, según confirmaron a NA fuentes judiciales.

En el marco del juicio por el salvataje de Ciccone, Boudou había ratificado días atrás que no conocía a Vandenbroele, mientras que Laura Muñoz, ex esposa del empresario declaró que él “trabajaba para el entonces ministro de Economía” y que su intermediario era José María Núñez Carmona, amigo del ex funcionario. “Me dijo que trabajaba para Boudou y que el nexo era Núñez Carmona y que estaban haciendo un negocio con la provincia de Formosa y que debía armar unas sociedades”, señaló la semana pasada la mujer ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) en la Sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py. La declaración de Muñoz es en referencia al contrato por el pago de la deuda provincial que Formosa tenía con el Estado Nacional y por el cual The Old Fund, propiedad de Vanderbroele y que luego adquiriera Ciccone, cobró una comisión millonaria por consultoría en esa operación.

Vandenbroele puede decir no sólo de Boudou sino del gobernador Gildo Insfrán, en la causa por la contratación en Formosa, y de otros involucrados.

Por otra parte, Eduardo Durañona, abogado del ex vicepresidente se mostró ayer “sorprendido” por el dictamen del fiscal Di Lello que pidió la excarcelación de su defendido y adelantó que evalúa reclamar la “morigeración” de la prisión preventiva. “Me sorprende mucho el contenido del dictamen del fiscal Di Lello”, afirmó el letrado, que igual aclaró que es “apresurado decir que esto puede dar vía libre a la liberación de Boudou”.


 

Deja un comentario