Venezuela elude el default con ayuda rusa

Caracas reestructuró su deuda con Moscú y anunció pagos de adeudados por Pdvsa. La titular de la Constituyente, Delcy Rodríguez, fustigó anuncios de las calificadoras de riesgo.

El Gobierno de Venezuela que preside Nicolás Maduro suscribió ayer un acuerdo de reestructuración de su deuda con Rusia, cuyos términos confidenciales no trascendieron, pero que permitirá a Caracas pagar cantidades mínimas hasta el año 2026 de su pasivo de 3.150 millones de dólares con Moscú.

El acuerdo al que llegaron funcionarios venezolanos y rusos supone un nuevo espaldarazo del Kremlin al jaqueado Ejecutivo de Maduro y se produce luego de que la calificadora de riesgo Standard & Poors (S&P) declaró anteayer en default parcial a Caracas, por no haber pagado dos vencimientos de intereses de su deuda soberana.

Las autoridades de Venezuela informaron además que habían iniciado las transferencias para el pago de intereses por los bonos de deuda soberana de 2019 y de 2024 por casi 200 millones de dólares, en un intento por disipar las dudas sobre la posible entrada en default con parte de sus compromisos.

Asimismo, la petrolera estatal Pdvsa informó que ya había efectuado el pago de los intereses demorados por el bono Pdvsa 2027, así como el pago por capital de Pdvsa 2017 y 2020, los cuales fueron “realizados con éxito”.

“A pesar de las especulaciones, informamos: se ha iniciado la transferencia de los intereses de los bonos soberanos 2019 y 2024, por 199,6 millones de dólares. Nuestro gobierno sigue cumpliendo sus compromisos y ratifica el llamado a renegociación de la deuda externa venezolana”, indicó el Ministerio de Economía y Finanzas mediante su cuenta de Twitter.

“¿Qué dirán ahora las calificadoras de riesgo y las corporaciones mediáticas, integrantes del complejo industrial militar y financiero internacional?”, afirmó la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, hasta hace unos meses canciller venezolana.

Pero las dudas sobre la capacidad de pago del país se mantienen desde que Maduro anunció un proceso de renegociación de la deuda externa. La incertidumbre y los rumores aumentaron el lunes pasado, cuando los tenedores de bonos de la deuda se reunieron en Caracas para conocer el plan de reestructuración, pero no recibieron una propuesta formal.

El monto por refinanciar por la deuda convertida en papeles de la república y de Pdvsa es de más de 90 mil millones de dólares, alrededor de la mitad del total de la deuda externa venezolana.

Las noticias acerca de un posible default total o parcial de Venezuela y los anuncios de nuevas sanciones contra el Gobierno, de parte de la Unión Europea, se sumaron a un intento fallido de Estados Unidos de tratar al país caribeño como una “amenaza”.

La intentona estadounidense contra Maduro y su gobierno se dio en el ámbito del Consejo de Seguridad de la ONU, donde otros dos países con poder de veto, Rusia y China, no respaldaron la propuesta, en un claro guiño hacia Caracas. El apoyo de Moscú continuó ayer en la negociación de la deuda. “Suscribimos con el viceministro de Finanzas de Rusia, Sergei Storchak, el protocolo para el refinanciamiento de nuestra deuda soberana con Rusia. ¡Venezuela avanza hacia la recomposición de su deuda externa, en beneficio de su pueblo!”, celebró en Twitter el ministro de Economía y Finanzas, Simón Zerpa.

El acuerdo firmado ayer en Moscú es otra muestra de respaldo del presidente ruso, Vladimir Putin, a Maduro, uno de sus principales aliados en América latina. Sin entrar en detalles, el vicepresidente del Área Económica venezolana y ministro de Agricultura, Wilmar Castro Soteldo, admitió que “el negocio petrolero está incluido en el acuerdo, al igual que otras áreas productivas, como la automotriz, la minería y la agricultura”.

Rusia, y sobre todo su gigante petrolero estatal Rosneft, nunca ocultaron su interés en los yacimientos de enorme riqueza que tiene el país sudamericano.


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*